El PERDÓN LA LIBERTAD DE LA PRISIÓN INTERIOR

Foto de Erik Johansson

LECTURA
Immaculée Ilibagiza es una mujer tutsi que sobrevivió el genocidio de Ruanda gracias a que un pastor hutu la escondió, a ella y a otras siete mujeres, en un diminuto baño de su casa durante noventa y un días. En su libro Sobrevivir para contarlo (Ilibagiza, 2006), describe la pesadilla de ocultarse en aquel pequeñísimo espacio mientras fuera oía a los hutus sedientos de sangre que juraban que le darían caza y la matarían. Todos sus familiares fueron asesinados salvo un hermano que en aquel momento estaba estudiando en Senegal. Immaculeé obtuvo en su fe la fuerza necesaria para perdonar  a quienes asesinaron a su familia y se convirtió en una voz importante en la ruptura del ciclo de violencia de Ruanda.
REFLEXIÓN
» NO TE PREOCUPES POR SER DESLEAL CON TU DOLOR POR SER FELIZ»

Hazret Inayat Khan

Puede existir el temor a ser desleales a nuestro propio sufrimiento.

PRÁCTICA INFORMAL DIARIA
  1. Cuando tengas instantes de silencio pregúntate: En el fondo de mi corazón ¿qué es lo que realmente quiero en mi vida? 
  2. Notando tus anhelos de paz amor y sentido. Reconociéndolos como una parte esencial tu ser. Dándote permiso para saborear la experiencia. 
  3. Apreciando alegrías simples que surjan en tu día a día dándote libertad para disfrutarlas plenamente.
  4. Haciendo una lista al final del día por aquellas cosas que sientas gratitud.
  5. Viviendo algo amable cada día por ti mism@, aunque sea algo muy pequeño.